Pronunciamiento de la Asociación de Instituciones Electorales de las Entidades Federativas (AIEEF)

Al Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos

A quienes integran las Cámaras de Diputados y Senadores del Congreso de la Unión

Al Poder Judicial de la Federación

A las y los titulares e integrantes de los Poderes de los estados de la República

A las y los dirigentes nacionales, estatales y municipales de los partidos políticos

A las candidaturas partidistas e independientes

Al pueblo de México

Ante el inminente inicio de las campañas electorales locales en todos los estados de la República, quienes suscribimos, las y los integrantes de los Organismos Públicos Locales Electorales de México, nos pronunciamos a favor de un clima político y social en el país, que abone al respeto de las reglas y de las instituciones electorales. Frente a la importancia de garantizar elecciones libres, justas y transparentes, resulta imprescindible actuar con estricto apego a las leyes para abonar a la integridad del proceso electoral.

Las autoridades electorales tenemos la alta responsabilidad de dar fiel cumplimiento a nuestras atribuciones legales para proteger y asegurar los derechos político – electorales de la ciudadanía. Las y los funcionarios tienen, en todo tiempo, la obligación de actuar con total imparcialidad, sin influir en la equidad de la competencia directa o indirectamente a favor o en contra de cualquier partido político, coalición o candidatura.

Los partidos políticos, sus candidaturas y las candidaturas independientes, están obligadas a realizar campañas en el marco de lo permitido por la normatividad, seguras y libres de cualquier tipo de violencia, entre ellas, contra las mujeres en razón de género, para dar a conocer sus propuestas de carácter político, económico y social, con la intención de que el electorado ejerza su voto de manera informada; y en el contexto de la pandemia tienen el compromiso de observar los protocolos sanitarios para contribuir al cuidado de la salud de las y los mexicanos. Las militancias, simpatizantes y la ciudadanía en general, tienen el deber de evitar cualquier incitación a la violencia y de participar respetando la decisión de la mayoría en las urnas.  

Estamos prestos a cumplir las responsabilidades que nos corresponden en el marco del proceso electoral en marcha. Como lo hemos hecho siempre, nuestras tareas serán desarrolladas con absoluto apego a los principios que rigen la función electoral. Como parte de ese compromiso, nuestro trabajo está abierto al más amplio escrutinio público y a la discusión de todo mecanismo que contribuya a mejorar la calidad de la información que la comunidad recibe para dar seguimiento al proceso y formar su opinión.

Pero, nuestro trabajo requiere también de la construcción de condiciones que garanticen un clima de paz, tolerancia y reglas claras de convivencia, indispensables para desarrollar un proceso electoral que tenga, como propósito fundamental, garantizar el derecho de la ciudadanía a elegir en libertad a sus representantes.

La integridad del proceso electoral únicamente puede concretarse con la participación responsable y solidaria de todas y de todos. Por ello, generar un ambiente nacional de paz y permitir que la institucionalidad funcione es una responsabilidad conjunta. Que ningún esfuerzo quede por hacer de nuestra parte para dejar claro, de cara a la opinión pública, que en este propósito las y los servidores públicos del país, sin excepción, estamos del mismo lado.